Visita a la Basílica de Luján

Hoy visité la ciudad de Luján, 68km al oeste de Buenos Aires. El motivo por el cual decidí viajar fue acompañar a mi mamá, quien hizo la promesa de ir a la Basílica de Luján a dar gracias porque todo resultó bien tras las operaciones y problemas de salud que tuve el año pasado.

Llegamos a Luján cerca del mediodía por la ruta nacional 7. Las torres de la basílica ya se ven desde el camino 3 kilómetros antes de llegar.

Luján recibe turismo ya que es un importante centro religioso en Argentina. La Basílica de Nuestra Señora de Luján es un imponente monumento de fé y centro de peregrinaciones, la más importante es la peregrinación anual en la cual cientos de miles de argentinos caminan desde diferentes puntos de Buenos Aires con el fin de dar gracias a la Virgen de Luján, cumplir promesas, o hacer plegarias (ésto ocurre en el mes de octubre).
El estilo de la basílica es neogótico. Alcanza una altura de 106 metros.
Está frente a una plaza desolada y hay varios puestos de artesanías. Todos venden lo mismo: figuras religiosas, rosarios, cruces, etcétera…
En los alrededores y a lo largo de la calle principal sobran las santerías.

La basílica es enorme y uno se siente diminuto junto a ella. Sin embargo no es tan “lujosa” como la catedral de Buenos Aires.
El interior es “simple” (ignorando sus monumentales proporciones), con el altar central donde reposa la figura original de la Virgen.

Admiré la belleza de éste lugar sentado frente al altar durante varios minutos. Sentía una energía como “rara“, no sé, yo no soy creyente pero cuando me encuentro en un lugar asì siento mucho respeto y me empiezo a sentir raro, por éso no me gusta pasar mucho tiempo dentro de un templo.

Dentro de la basílica hay muchos perros, todos sumamente tranquilos (estarán llenos de espiritualidad…). Estos perros llegan a Luján siguiendo a los peregrinos y muchos de ellos se quedan ahí. La basílica los da en adopción.

  • La Virgen de Luján es la patrona de Argentina (también de Uruguay y Paraguay)

 

El órgano de la basílica


Cronología de la Basílica de Luján:

  • El origen de la basílica se remonta al año 1685 cuando en su lugar se construyó una capilla, junto al Camino Real que conducía al Alto Perú.
  • En 1730 adquirió el carácter de parroquia.
  • El 8 de diciembre de 1763 se construyó un templo más grande porque había aumentado enormemente la cantidad de fieles que asistían a la parroquia. En éste templo profesaron la fe varios próceres argentinos como Manuel Belgrano, José de San Martín, Cornelio Saavedra, etcétera.
  • En mayo de 1890 comenzó la construcción del edificio que hoy en día existe. El arquitecto de la obra era francés (Ulderico Curtois).
  • En 1905 es demolido el santuario que existió previo a la construcción de la basílica.
  • En 1910 se inauguró y bendijo la nueva iglesia (las imponentes torres aún no existían).
  • En 1926 se terminan de construir las torres.
  • En 1930 el Papa Pio XI le otorga el título de basílica menor.
  • La construcción de la basílica finalizó en 1935.
  • En 1998 se la declaró Monumento Histórico Nacional.
La basílica de Luján cuenta con 15 campanas fabricadas en Milán, cada una con un nombre y un lema. La más chica pesa 55kg y la mayor pesa 3400kg.
Existe una cripta y museo donde se exponen los tesoros de la Virgen (incluída la Rosa de Oro entregada por el Papa Juan Pablo II) junto con vírgenes de otros países. La cripta está a la derecha de la basílica.
A la izquierda hay un pequeño museo donde se muestran cómo se realizaron las restauraciones que se llevaron a cabo en los últimos años para recuperar la basílica.

 

 

 

 

 

 

Frente a la basílica hay una plaza rodeada de edificios coloniales.
Al salir almorzamos en un restaurante viejo junto al río Luján y caminamos un poco por la ciudad.

Luján es una ciudad descuidada y vieja, lo cual es una pena. Lo único atractivo es la basílica. Junto al rio hay un parque para caminar y varios recreos, pero todo podría verse bien si se lo cuidara y mejorara… Incluso atraerían más turistas.

LEYENDA DE LA VIRGEN DE LUJÁN:

Una leyenda explica por qué se decidió construír un santuario a la Virgen en el lugar que hoy ocupa…

Según ésta leyenda, en el año 1630 un grupo de carretas atravesaba los campos de Luján cuando de pronto una de ellas se detuvo y ningún esfuerzo por parte de los boyeros de la carreta sirvió para continuar viaje. Para disminuir la carga sacaron una imagen de la Inmaculada Concepción hecha en terracota. Entonces los bueyes retomaron la marcha. Cada vez que volvían a poner la imagen de la Virgen en la carreta, ésta volvía a detenerse… Se interpretó el hecho como una señal de Dios para que aquella imagen quedara en el pueblo. Desde entonces comienza su veneración. Se comenzó la construcción de una capilla y ésta fue creciendo hasta convertirse en la imponente basílica actual.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s