Crónicas del fin del mundo 4: Demorados en el aeropuerto de Ushuaia

 

Creo que vi una publicación sobre demoras de vuelos y cómo pasar largas horas en aeropuertos en la mayoría de los blogs de viajes que leí… Hoy me tocó a mí escribir sobre esto mientras espero demorado en el aeropuerto de Ushuaia; una huelga de maleteros de Aerolineas Argentinas demoró todos los vuelos en el aeropuerto de Ezeiza (desde donde viene mi vuelo para llevarme a El Calafate).

Antes de salir para el aeropuerto aproveché para ver Ushuaia por última vez. Estuve en el puerto, caminé cerca del presidio, recorrí un poco más la costanera. La mañana estuvo alternando entre nubes, lluvia, frío, sol, y calor (que en Ushuaia, “calor” vendría a ser algo como 15ºC jeje), caminé…
Una vez más me la pasé sacándome y poniéndome la campera…

En la costanera de Ushuaia
Plaza del puerto

A las 12:00 llegué al aeropuerto de Ushuaia para tomar el vuelo hacia El Calafate (programado para partir a las 13:00). Más de 100 pasajeros nos enteramos en el momento que el vuelo estaba demorado y no se sabía cuándo íbamos a poder partir. Al mismo tiempo que nos avisaban que el vuelo no saldría nos decían que teníamos que pagar una tasa de embarque, todavía no entiendo qué demonios (lo escribo así para no usar palabras más fuertes jeje) tengo que pagar tantas tasas (reitero lo que dije en la crónica anterior: dentro de poco voy a pagar por respirar).

Recién, a las 15:00, nos enteramos de que el avión acaba de partir del aeropuerto de Ezeiza rumbo a Trelew y posteriormente a Ushuaia, para llevarnos a todos a El Calafate. Así que tenemos al menos 5 horas más de espera hasta las 20:00 cuando se supone que vamos a poder viajar.

Mientras tanto, Aerolineas Argentinas nos emitió un ticket para canjear por un almuerzo en el aeropuerto (una milanesa de pollo con puré de papas). No esperábamos eso de parte de la aerolínea pero es lo menos que podían hacer para “compensar” por la demora.

El aeropuerto es muy chico, consta de un lugar de comidas y un free shop. Nada más. Ver que nuestro vuelo es el único demorado da algo de bronca porque uno piensa “Justo a mi!“, pero  no nos podemos quejar (podría ser peor, al menos sabemos que el avión está en camino).

Hay gente de todas nacionalidades sentados, caminando incansablemente de un lado a otro, comiendo… Haciendo tiempo. Junto a mí una española cuenta anécdotas de sus viajes a sus amigas y en la mesa de enfrente una familia de coreanos come milanesa con sus tradicionales palitos (desgarrando la carne con las manos) mientras ensucia todo a su alrededor.

Mientras tanto, un grupo de personas de la AFIP pasan por el local de comida y el free shop como los cobradores de la época medieval que tocaban en la puerta de la gente para que paguen tributo…

No he volado muchas veces pero nunca he tenido demoras de más de 2 horas. Esto es toda una novedad (?).

Ahora más que nunca es imprescindible llevar un buen libro a un viaje!
En serio, creo que después del perro, el libro es el mejor amigo del hombre, siempre está ahí para entretenernos. Hay mucha gente leyendo en este momento solo para matar tiempo, pero una buena lectura también hace a un buen viaje.

Durante este viaje estoy leyendo Inferno, de Dan Brown, y recién he leído un cuarto del libro pero ya es lo suficientemente bueno como para recomendarlo!

Aeropuerto Internacional de Ushuaia
 
Ushuaia desde el aeropuerto

Fueron largas horas de espera en el aeropuerto, las cuales pasé leyendo, escribiendo, comiendo, y saliendo a caminar por los alrededores del aeropuerto. Para colmo el día se había puesto hermoso!

Finalmente a las 19:00 anunciaron el pre-embarque de nuestro vuelo y para las 20:00 estábamos despegando.

Por fin arriba del avión!

El cambiante (y molesto) clima de Ushuaia me dio tregua para ver desde el aire todo el Canal Beagle mientras el avión ascendía. Y después pude ver el cruce de los Andes fueguinos !! Fue hermoso. El resto del vuelo transcurrió entre las nubes.

Canal Beagle desde el aire!

Al momento de aterrizar en El Calafate se ve el desierto que es la Patagonia, infinito desierto de color medio marrón con montañas al fondo.
Aunque el aeropuerto tiene dos mangas y ambas estaban desocupadas, tuvimos que bajar del avión por escalera y caminar por la rampa… A mí éso me encanta.

Boeing 737-800 que nos llevó a El Calafate

Por la demora del vuelo llegamos a las 21:00 (aún era de día, en El Calafate oscurece alrededor de las 22:00) y directamente al hotel. Mañana habrá tiempo de conocer el pueblo y el motivo por el que todos venimos a El Calafate: el Glaciar Perito Moreno.

VIDEO de mi vuelo de Ushuaia a El Calafate:

 

>> LEER LA SIGUIENTE CRÓNICA: Caminando en el Glaciar Perito Moreno!

>> LEER LA CRÓNICA ANTERIOR: Parque Nacional Tierra del Fuego & Canal Beagle

 

Anuncios

3 pensamientos en “Crónicas del fin del mundo 4: Demorados en el aeropuerto de Ushuaia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s